Skip to main content


Visión Empresarial

Cuidado con la brecha de género: cómo las mujeres pueden aumentar sus probabilidades en el campo de los negocios

May 30, 2019
Cary Williams, directora ejecutiva de Boxing & Barbells
Cary Williams, directora ejecutiva de Boxing & Barbells

Las mujeres empresarias enfrentan más obstáculos que sus homólogos masculinos a la hora de poner en marcha y hacer crecer sus empresas. Estos recursos pueden ayudar.

Cary Williams ha disfrutado de su parte de éxito como empresaria. La exboxeadora competitiva y entrenadora de boxeo a nivel olímpico es fundadora de dos clubes de boxeo de alto nivel, diseñadora de la motivadora línea de ropa deportiva casual Too Pretty y, ahora, directora ejecutiva y cocreadora de Boxing & Barbells, un curso nuevo de certificación de entrenamiento de boxeo y levantamiento de pesas. Sin embargo, la nativa de California también le contará que no todo el mundo estaba en su esquina desde el principio.

Williams abrió su primer gimnasio, Prime Time Boxing, en Sacramento, California, en 1998. En ese momento, era una empresaria principiante que aún no se había convertido en boxeadora y, a los 26 años, también era relativamente joven. Pero aparte de todo eso, había un factor en particular que sentía que le daba a la gente una pausa adicional sobre su habilidad para manejar una empresa: ella es mujer.

"Creo que sigue ocurriendo, pero hace 20 años, creo que era peor", recuerda Williams de los prejuicios con los que se encontró al tratar de poner en marcha su empresa. Todavía recuerda la frustración que sentía cuando buscaba un espacio para el gimnasio. "La mayoría de los corredores de bienes raíces eran hombres", cuenta. "Algunos de ellos no me daban ni la hora. Otros me mostraban lugares, pero luego se burlaban de un comentario que hacía o de una pregunta que tenía. Me hacían sentir muy incómoda y era como si trataban de hacerme sentir incapaz".

La gran brecha de género

Williams no es la primera ni la última mujer empresaria que se ha sentido así. En 2018, National Women's Business Council (NWBC) publicó un análisis de varios estudios realizados a lo largo de los años que confirma lo que ella sentía entonces: que las mujeres empresarias a menudo están "atadas a una asociación inconsciente con menos credibilidad y falta de legitimidad".

En otras palabras, dirigir una empresa es un reto, pero ¿dirigir una empresa como mujer? Puede ser aún más difícil. Desafortunadamente, el sexismo a favor de los hombres es solo uno de los muchos obstáculos sistémicos que pueden impedir que las fundadoras alcancen su pleno potencial, otro es el acceso desigual al capital financiero.

Teniendo en cuenta que más mujeres que nunca están dando el salto empresarial, este es un gran problema. Los datos del informe sobre la situación de las empresas que son de mujeres en 2018 indican que el número de firmas que son de mujeres se ha multiplicado por más de treinta, de 402,000 en 1972 a 12.3 millones en 2018. El año pasado, estas empresas también emplearon a más de 9 millones de personas y generaron unos ingresos estimados en $1.8 billones. Si bien las empresas dirigidas por mujeres siguen estando atrás de sus homólogos masculinos en cuanto a ingresos y empleo, las cifras ilustran las importantes contribuciones que las mujeres empresarias están haciendo, y seguirán haciendo, a la economía. Sin embargo, la falta de financiación sigue siendo uno de los mayores desafíos e impedimentos para el crecimiento de muchas empresas dirigidas por mujeres.

Todas las empresas, independientemente de su tipo, tamaño o dueño, necesitan capital suficiente no solo para sobrevivir, sino también para prosperar. Sin embargo, según NWBC, los hombres son más propensos a poner en marcha sus empresas con casi el doble de capital que las mujeres, con un promedio de $135,000 comparado con $75,000. La disparidad es aún mayor cuando se trata de empresas dirigidas por hombres frente a empresas dirigidas por mujeres con un alto potencial de crecimiento.

¿Cuál es el problema?

El déficit de financiación existe por diversas razones. El estudio de NWBC de 2018 reveló que el sexismo puede desempeñar un papel importante en el comportamiento de los inversores, como en la línea de cuestionar a los capitalistas de riesgo (tanto hombres como mujeres) planteado a los empresarios de ambos sexos. Por ejemplo, en un examen se comprobó que es más probable que se formulen preguntas a los hombres empresarios sobre las posibilidades de obtener beneficios. A las mujeres, por otro lado, se les pregunta más sobre el potencial de pérdidas.

Por lo tanto, no es de extrañar que las mujeres fundadoras hayan recibido históricamente financiamiento de riesgo a tasas mucho más bajas que los hombres y, cuando lo reciben, por lo general es una fracción de lo que reciben los hombres fundadores. Para ponerlo en perspectiva, Fortune informa que solo el 2.2% de todos los fondos de riesgo en 2017, o $1,900 millones del total de $85,000 millones invertidos por los capitalistas de riesgo, se destinaron a equipos que comprenden a todas mujeres fundadoras. Por otro lado, los equipos masculinos tomaron unos $66,900 millones del pozo de dinero, es decir, alrededor del 79%.

Sin embargo, vale la pena señalar que los hombres son más propensos a buscar financiamiento durante la vida de sus empresas que las mujeres (34% de los hombres en comparación con 25% de las mujeres, según un informe reciente de SCORE). Las mujeres que buscan financiación también tienden a pedir unos $35,000 menos que los hombres empresarios. Pero de nuevo, de aquellos que buscan financiamiento, los hombres tienen más probabilidades de obtener esos préstamos o financiamiento de capital que las mujeres (38% frente a 31%).

¿Por qué la vacilación a la hora de encontrar fuentes externas de financiación? Un estudio citado en el informe de NWBC señala las diferencias en las motivaciones entre hombres y mujeres empresarios: los hombres "tienen más probabilidades de estar motivados por el crecimiento y las ganancias de la empresa, mientras que las mujeres estaban más motivadas por la realización personal, la flexibilidad o un sentido de control sobre su destino". Los autores sugieren que es este deseo de autonomía el que puede hacer que las mujeres empresarias sean más reacias a asumir riesgos, porque al buscar financiación externa perderán cierto grado de control.

Muchas empresarias tienden a ser más cautelosas en la forma en que enfocan el crecimiento, dice Tim Jeffcoat, director de distrito de la Oficina del Distrito de Houston de la Asociación de Pequeñas Empresas de Estados Unidos. A menudo, esta renuencia a asumir mayores riesgos lleva a las mujeres empresarias a mantener sus empresas en tamaños más pequeños y manejables, explica. Los hombres, por otro lado, tienden a pensar a mayor escala y, debido a que están enfocados en hacer que su empresa sea "lo más grande posible", están dispuestos a asumir más riesgos, y más deudas, para hacerlo.

Lo que acaba ocurriendo durante la presentación de la financiación, dice Jeffcoat, es que "el empresario masculino pinta un cuadro de esta maravillosa oportunidad de crecimiento, mientras que la típica empresa que es de una mujer entrará y tendrá planes de crecimiento mucho más pequeños y un enfoque mucho más conservador". Y eso puede hacer que la probabilidad de éxito parezca menos realista para un banco o para los inversores.

"Mi consejo para cualquier empresa que sea de mujeres es que cuando vayas a ver a un banquero, tengas tu mejor jugada. Tienes que ser optimista. Debes estar preparada para estar menos orientado al riesgo", indica Jeffcoat. "Esto no significa que tengas que tomar un montón de riesgos, pero hay una manera de hacerlo para asegurarte de que te financien".

Afortunadamente, a medida que las investigaciones siguen explicando el problema y que la demanda de igualdad de acceso a la financiación se hace cada vez más fuerte, se están poniendo más recursos a disposición de las mujeres empresarias para ayudar a orientarlas.

Recursos de la SBA para mujeres empresarias

La Administración de Pequeñas Empresas de Estados Unidos (SBA) ofrece una gran cantidad de recursos para mujeres empresarias a través de sus oficinas de distrito y a través de afiliados como el Centro de Desarrollo de Pequeñas Empresas, el Centro de la Empresas de Mujeres y SCORE, una organización de voluntarios que ofrece tutoría a las empresarias.

Proprietaria de empresa solicitando un préstamo SBA
Proprietaria de empresa solicitando un préstamo SBA. (Photo credit): Getty Images/kate_sept2004
Tim Jeffcoat enfatiza que lo más importante no es preocuparse por qué préstamo de la SBA solicitar, sino conectarse con un banco que pueda entender sus necesidades, ya sea que necesite una línea de crédito, un préstamo a corto plazo o un préstamo especial con tasas de interés fijas.

Y aunque los programas de préstamos del gobierno de la agencia no son estrictamente para mujeres, pueden ser una buena fuente de capital de deuda para los empresarios que puedan calificar. Los préstamos son emitidos por prestamistas participantes, como los bancos, y están garantizados por el gobierno, por lo que son menos riesgosos para el banco.

En el año fiscal 2018, la SBA garantizó más de $30,000 millones a las pequeñas empresas. Las mujeres empresarias ciertamente se están beneficiando, reciben el 30%, o $7,600 millones, de los préstamos emblemáticos 7(a) de la SBA que fueron aprobados el año pasado. El programa de préstamos 7(a) garantiza préstamos a pequeñas empresas de hasta $5 millones y se utilizan comúnmente para la compra de terrenos o equipos y como capital de trabajo.

El año pasado también hubo un crecimiento significativo en los programas de microcréditos y de ventajas comunitarias de la SBA. Se otorgaron más de 5,000 préstamos por un total de más de $72 millones en el programa de microcréditos, mientras que se aprobaron unos 1,000 préstamos por un total de más de $150 millones en el programa de ventajas comunitarias. Las mujeres empresarias tienden a favorecer los microcréditos cuando se trata de arrancar sus empresas, debido a la menor cantidad de dólares, los términos de pago predecibles y las tasas de interés relativamente bajas.

Dicho esto, Jeffcoat enfatiza que lo más importante no es preocuparse por qué préstamo de la SBA solicitar, sino conectarse con un banco que pueda entender sus necesidades, ya sea que necesite una línea de crédito, un préstamo a corto plazo o un préstamo especial con tasas de interés fijas. "Ellos averiguarán qué producto tiene más sentido", explica.

Lydia Fong, gerente de relaciones de la SBA de East West Bank, está de acuerdo. Señala que el programa de préstamos de la SBA, con sus términos favorables y tasas de interés más bajas, puede ser particularmente útil para los empresarios que buscan maneras de financiar la compra de bienes raíces, expandir sus operaciones, comprar equipo y más. "[Si un cliente] necesita financiación del banco, encontraremos un producto que se ajuste a sus necesidades", dice Fong.

Agrega que bajo las condiciones adecuadas, incluso pueden aprobar a las empresas nuevas para un préstamo de la SBA, siempre y cuando tengan un buen historial de crédito, puedan demostrar experiencia en la industria y tengan una fuente secundaria de ingresos para ayudar a pagar el préstamo.

Noquear a los opositores

Un préstamo de la SBA es lo que le permitió a Cary Williams abrir su primer gimnasio de boxeo en Sacramento. A pesar de las dificultades que enfrentó al principio, Williams se sintió segura de su visión: crear un club de boxeo para personas que solo querían aprender el deporte y tener un buen entrenamiento mientras lo hacían, un concepto poco común en su momento. "Más o menos, si no eras boxeadora, no se te permitía entrar en un gimnasio de boxeo", explica.

Decidida, encontró a otro agente de bienes raíces, una mujer, que le ayudó a encontrar el lugar perfecto para el gimnasio y contrató a una amiga boxeadora para que fuera la entrenadora principal. Cuando se trataba de conseguir fondos para poner en marcha la empresa, redactó un plan de negocios sólido y se lo presentó al banco, con lo que consiguió un préstamo de la SBA de $40,000.

"[El banquero] escuchó todo lo que tenía que decir y dijo: '¿Sabe qué? Le voy a dar un préstamo para que se sienta bien, tengo una buena sensación respecto a lo que va a hacer. Tengo una buena sensación respecto su éxito y que me lo devolverá", cuenta Williams. Ella usó el dinero para hacer un depósito en el contrato de alquiler, hacer mejoras en el espacio y comprar equipos. El resto es historia.

Hace unos seis años, Williams abrió otro gimnasio bajo la marca Prime Time Boxing llamado The Stables, en Santa Mónica, y el éxito que ha encontrado hasta ahora ha demostrado que aquellos opositores originales estaban equivocados. Pero en estos días ella ve el ser mujer como una ventaja en los negocios más que como un desafío. "Creo que la gente me subestima, lo que a veces puede darte ventaja", dice. "He aprendido a no tomármelo personal y a usarlo como algo que me fortalece y me motiva".

Aprende más sobre como préstamos de la sba puede ayudar su negocio a crecer

Sign up for the Reach Further Newsletter

We’ll keep you in the know about the latest US-Asia business news and trends.

订阅《致远》电子商业杂志

掌握中美经贸最新信息和产业脉搏。

Suscríbase al boletín Reach Further

Lo mantendremos informado sobre las últimas noticias y tendencias comerciales entre Estados Unidos y China.

訂閱《致遠》電子商業雜誌

掌握中美經貿最新資訊和產業脈搏。